8.4.17

París



“Como cualquier otra urbe, París ya no tiene nada de especial: ahí está su historia llena de héroes y delatores, sus recuerdos y sus novelas, sus canciones y sus poetas, sus zapatos de tacón y su miseria, su arte, sus cafés, sus patios y esa melé de medio mundo que pulula entre la arrogancia silenciosa de los ciudadanos más antiguos y el lujo que los sostiene. Pero apenas quedan ya parisinos que expliquen al visitante esta ciudad: solo resta ponerse una lente en cada ojo, desenfocar lo mirado e imaginar otros trazos y otros tactos para las calles y sus edificios, los muelles y gabarras, los parques y sus mujeres –quizás algunos hombres- y, sobre todo, entender el aire bruno que la envuelve bajo sus tejados, ese extenso lago de zinc, en días de frío que saben a mujer sola y a canción triste de Montmartre o a tango aún por escribir.”

(Javier Lasheras, Las mujeres de la calle Luna. LXIII Premio de Novela Ateneo Ciudad de Valladolid. Algaida, 2017).

No hay comentarios:

Publicar un comentario