31.3.17

Estrépito y furor




La primera edición en español de The  Sound and The Fury (1929), editada en Argentina en 1947, se tituló literalmente El sonido y la furia. En España se publicó en 1960 por la editorial Aguilar, dentro del tomo II de las Obras Escogidas de Faulkner, y se prefirió el título de El ruido y la furia. Sea cual sea la versión del shakespiriano título, esta novela era la favorita de su autor, una de sus innegables obras maestras y desde luego una de las más importantes del siglo XX. Narra la descomposición de una de las familias más antiguas del condado de Yoknapatawpha, los Compson; pero es también un choque de sangres, una metáfora de la decadencia de los blancos frente al empuje de los negros y su resignada impasibilidad ante las adversidades de la vida.
De las cuatro secciones en que se divide la novela, las dos primeras  -el confuso relato de Benjamin, el hermano pequeño retrasado mental y el neurótico monólogo del suicida Quentin- exhiben la prosa más experimemtal y oscura de Faulkner. Tal vez por eso cada vez que uno lee El sonido y la furia halla nuevos y sorprendentes matices. A modo de ejemplo, un par de detalles, entre otros muchos, me han llamado la atención en una lectura reciente. Uno es que, antes de suicidarse, Quentin coge su cepillo y se lava los dientes. Otro es la grimosa descripción de una autocastración: "Versh me habló de un hombre que se castró a sí mismo. Fue al bosque y se los cortó con una navaja de afeitar, sentado dentro de una zanja. Era una navaja mellada y los tiró para atrás por encima del hombro de un solo movimiento y el chorro de sangre salió a borbotones hacia atrás en línea recta."
En  "1699-1945. Apéndice: Los Compson", que Faulkner redactara a requerimiento de Malcolm Cowley para su Portable Faulkner y que aclara la genealogía de este linaje y el destino de sus supervivientes, se dedican varias páginas a los miembros blancos de la familia y solo media docena de líneas a hablar de los negros sirvientes de la misma. Pero, al final, añade: "Ellos perduraron".        


No hay comentarios:

Publicar un comentario