23.1.16

Hombres de placer

Philip Dormer Stanhope, 4º Lord Chesterfield (1694-1773)

Una vida ininterrumpida de placeres es tan insípida como despreciable. Algunas horas dedicadas todos los días a los asuntos graves excitan el ánimo  y los sentidos a disfrutar mejor de las destinadas al recreo. Un glotón ahitado, un  ebrio extenuado y un libertino enervado por los excesos, jamás gozan de los placeres a los que se dedican; no son más que otros tantos sacrificios humanos hechos a falsas deidades. Los goces de una vida ordinaria son todos erróneos, meramente sensuales y de naturaleza ingrata; mientras los de las personas cultas, los de las sociedades escogidas, aunque pueden no ser siempre del todo morales, son más finos, más delicados, menos peligrosos, menos ingratos y menos perjudiciales en el curso común de las cosas. En una palabra, el placer no debe ni puede ser ocupación de un hombrer sensato y de crédito distinguido, sino que puede ser y es su solaz, su recompensa.

(Lord Chesterfield, Cartas a su hijo. Traducción de A. García Camba. Ediciones Atlas, 1943) 

2 comentarios:

  1. Pues nada, todos los vicios a la papelera:)

    ResponderEliminar
  2. Me temo que el hijo de Lord Chesterfield no siguió los consejos del padre.

    ResponderEliminar