2.9.15

Perro bomba


Y resultó, en definitiva, que el nombre de "Trueno" estaba perfectamente aplicado, ya que al recibir los balazos, los fuertes impactos, el perro estalló. Fue un estallido seco, tremendo, que conmovió el ámbito. Para entonces, tannto King, como Lippman y Kate estaban en el suelo. Y aunque Kate fue quien lo pasó peor, todos recibieron algo. Kate, la pobre muñeca, que quizá llevase en sus entrañas algun explosivo, como "Trueno", fue la que quedó ensangrentada, como una muñeca rota cuando el perro, empujado hacia atrás y de lado por los impactos, recibió de lleno la explosión.
    Pobre muñeca, sí; rota, llena de sangre.
    En cuanto a Lippman, había recibido alguna esquirla en la cabeza; nada grave, pero con un extraño efecto: el blanquísimo cabello se le teñía de rojo.
    Y King estaba ya de rodillas, pistola en mano, sangrando por los dedos de la mano izquierda, y con una pequeña brecha en la barbilla. Por lo demás, eso sí, todos estaban llenos de carne y piel de perro.

(Mortimer Cody, Proyecto "Luz Opaca", Edirorial Rollan, 1974)

2 comentarios:

  1. En este tipo de literatura suelen pasar estas cosas...

    ResponderEliminar