13.5.15

Primera aparición del monstruo



De pronto sentimos un ruido terrible, un ruido que no se parecía a nada, la gente empezó a correr en todas direcciones, la mayor parte se refugió en la iglesia, otros entraban a las casas, los chicos se subían a los árboles, la agencia, que quedaba de la parte alta del andén, se llenó de gente, el ruido se aproximaba cada vez más. De pronto vimos aparecer por detrás de la iglesia un monstruo negro terrible que avanzaba hacia el centro de la plaza. Los ojos enormes y abiertos eran de un color amarillento y tenían tanta luz que iluminaban la mitad de la plaza. La gente se tiró al suelo de rodillas y empezaron a rezar y a echarse bendiciones; una mujer que tenía dos niños chiquitos los tiró al suelo y se acostó sobre ellos cubriéndolos como hacen las gallinas con los huevos. Unos hombres avanzaron hacia la plaza con grandes palos en la mano. El animal se detuvo en la mitad de la plaza y cerró los ojos. Era el primer automóvil que llegaba a Guateque.
    
(Emma Reyes, Memoria por correspondencia. Libros del Asteroide, 2015)

4 comentarios:

  1. Grandísimo descubrimiento este libro. Como me dijiste, es triste y con un estilo sencillo que llega a lo más hondo del lector. Gracias por recomendármelo!

    ResponderEliminar
  2. Así es: una lectura que impacta.

    ResponderEliminar
  3. Un texto muy sencillo y hermoso.

    ResponderEliminar