3.12.14

Débil memoria




La gente se había enterado de que la tía Sam se hospedaba en nuestra casa y su fama en la región hizo que llegara un caudal incesante de visitantes, mucha más gente de la que yo había visto desde el funeral de mi abuelo (...).

    La tía Sam demostró una gran paciencia con estos visitantes, que casi siempre eran desconocidos. A algunos los había tratado muchos años atrás y los saludó con cálido afecto. Otros le dijeron que estaban unidos a ella por un vínculo tan tenue como remoto, y ella nunca los contradijo, aunque tampoco fingió acordarse.
    -Mira, cariño -decía-, espero que me perdones, pero no logro acordarme. Mi memoria se ha vuelto más debil que un pedo de mariposa.

(Fred Chappell, Me voy con vosotros para siempre. Libros del Asteroide, 2008. Traducción de Eduardo Jordá) 

4 comentarios:

  1. Jeje ¡qué arte, el de la tía Sam!.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Y genial metáfora la de Chappell.

    ResponderEliminar
  3. Pues resulta que esta editorial publica a uno de mis autores favoritos: Robertson Davies. Creo que tienen un buen olfato para sacar libros que merecen la pena.

    ResponderEliminar
  4. En efecto, tienen un catálogo hecho con mucho criterio.

    ResponderEliminar