17.12.14

Cuando las balas muerden carne


   

El transportista Dewey se encogió de hombros cuando el forastero, que era alto y delgado, con unos movimientos que denotaban fuerza y agilidad, preguntó:
     - ¿Cuándo hemos de volver a desenfundar?
     - Cuando las balas puedan morder carne.
     - ¿Y quién ha de determinarlo?
     - El sentido común.
     - ¡Qué bien hablas! Y dime, ¿dispararás con los dos revólveres?
     - No, solo con uno: el derecho.
     - ¡Pues mira lo que me dice el sentido común!
     El forastero desenfundó el revólver.
     El trasnsportista también, haciéndolo cuando el ayudante de mayoral parecía estar decidido a ayudar a su improvisado colaborador.
     Del revólver de Dewey salieron los colores más vivos y hermosos, acompañados de un abejorro que rompió huesos, cortó tendones y rasgó tejidos del forastero, el cual quedó con la boca abierta enteramente y el cuerpo encorvado.

(Meadow Castle, 48 horas en la picota. Colección "Colorado", Editorial Bruguera, 1967)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada