22.3.14

Abrazo mortal

 
    Howard empujó las puertas del local y penetró como un huracán. El espectáculo que se ofreció a su contemplación era dantesco (...).
    Dos hombres a los que reconoció al instante -Ward y Jackson- permanecían casi abrazados en el centro del espacio libre. Y el brazo izquierdo de Ward pasaba por encima de los hombros de Jackson, atrayéndolo, y también Jackson había hecho lo mismo con Ward. Daba la impresión de que los dos estaban unidos por un abrazo. Pero, en realidad, lo que les unía era la muerte.
    La mano derecha de Ward empuñaba un cuchillo de caza que había clavado en el bajo vientre de Jackson y furiosamente tiró hacia arriba, abriéndole y rasgándole los pulmones.
    También Jackson empuñanba un cuchillo y consiguió hundirlo en la carne de Ward, muy cerca del corazón, haciéndole aullar de dolor y matándole cuando la afilada hoja le alcanzó el corazón.
    Los dos estaban muertos, pero se mantenían en pie, apoyados el uno en el otro.
    El silencio era total...


( Emiliano Santos Zapata, Llega la muerte. Colección Oeste, Editorial Rollán, 1966)

6 comentarios:

  1. Hombre, no me extraña que el silencio fuera total.
    Me intriga que ambos estuvieran de pie, después de ejercitar tales maniobras. Es una escena tan truculenta...y silenciosa.

    ResponderEliminar
  2. Es una escena bastante forzada, en la que el autor parece querer mostrar un duelo algo "distinto". Pero se le fue la mano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No me había fijado, pero sí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Curioso que dos hombres que se matan, lo hagan de esta manera. Esto sólo pasa en el oeste.
    ¡Qué maravilla de texto!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Imaginación no le falta al autor, desde luego...
    Saludos.

    ResponderEliminar