8.6.13

Un poema de Eberhart

Richard Eberhart (1904-2005)

LAS CÉLULAS CANCEROSAS

Hoy he visto una foto de células cancerosas,
formas siniestras en actitudes amenazantes.
Habían sobrepasado el tubo de ensayo y avanzado,
formas siniestras en actitudes amenazantes
dentro de un mundo más allá, una pandilla virulenta y riente.
Eran como el arte mismo, como la mente del artista.
Poderoso agitador y tomador de nuevas formas.
A algunos les repele ver estas formas erizadas;
es el mundo futuro alcanzado también.
Nada más vívido que su lenguaje,
estrellas irregulares, chispeantes y letales,
el diseño asesino del universo,
la danza frenética de las apasionadas células cancerosas.
Oh fenómenos precisos al ojo calculador,
originales de la imaginación. Volé
con ellos en una apabullante exuberancia de tiempo,
mi propia virulencia en sus bellos gestos animados,
rápidos y escuetos, y también en su tumulto
he visto la posición del quehacer del artista,
la forma fija en la masiva fluxión.

Pienso que Leonardo, en su desinterés, las
habría disfrutado precisamente con un lápiz afilado.

("The Cancer Cells", en Collected Poems, 1930-1976, Oxford University Press, 1976. Traducción: J. Ordaz)                               

2 comentarios:

  1. El poema (y la versión en castellano) son una exhibición de surrealismo si se aisla de su sentido, teniéndolo en cuenta, pone los pelos de punta.

    Gracias. También por esa novela, que encontré enseguida. He aquí mi comentario.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar