10.7.12

Un poema de Sevillano



TERMÓPILAS

Amanece. Los cuervos han llegado
al banquete que ofrece la batalla.
Los griegos, mutilados y deshechos,
pudriéndose al calor de un sol angosto.
Caballos abatidos en la arena,
cabezas deshojadas como yelmos,
armaduras rasgadas como harapos
definen el horror de la contienda.
Hace solo unas horas -o hace siglos-
unos pocos valientes se enfrentaron
al pecado supremo de los hombres.
La tiranía, prístina en el tiempo,
en un desfiladero se esfumó
entre el valor, la gloria y la gangrena.
La lección de los griegos vivirá
esculpida en la lápida del tiempo:
alcanzar la victoria en la derrota.

(José Luis Sevillano, La victoria en la derrota, Ediciones de la Universidad de Oviedo, 2012)

4 comentarios:

  1. Muy honrado por salir en su bitácora, Mr. Ordaz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Pudriéndose al calor de un sol angosto". Está muy bien elegido el adjetivo, sugiere perfectamente la estrechez del desfiladero, la breve franja de cielo que permite ver.

    Muy bien elegido ese adjetivo, sí señor.

    ResponderEliminar
  3. Además de las cualidades lingüísticas del poema, me parece que tiene también, en la Europa actual, un evidente simbolismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este poema me parece... magnífico?

    ResponderEliminar