11.3.12

La membrana de David Copperfield

Ilustración de "Phiz" para David Copperfield.

En estos momentos se pueden encontrar en las librerías por lo menos tres ediciones recientes de David Copperfield: las de Alianza, Espasa-Calpe (colección Austral) y Alba; si bien en rigor las dos últimas habría que considerarlas reediciones o reimpresiones. El caso es que, como viene siendo mi costumbre desde la primera vez que leí la novela de Dickens, he ido al principio del primer capítulo para ver cómo traducían el término caul, con el que nace envuelto Copperfield.
EnlaceLa versión de Carmen Abreu de la Peña para Espasa-Calpe se remonta a 1924, mientras que la de Matilde Salís para Alba es de 2003. La primera traduce dicho término simplemente por "membrana". Lo mismo hace Miguel Ángel Pérez Pérez en su traducción para Alianza. Por su parte Salís prefiere algo más de detalle y se decanta por "membrana amniótica".
El caso es que ninguna de ellas se complica la vida al inclinarse por lo más obvio y entendible, lejos del término coloquial "barquilla" que usó Juan G. de Luaces para su traducción de 1943, o la tela saginera que empleó Josep Carner para su traducción catalana. Aunque sigo pensando que el equivalente más apropiado, en castellano es el de "zurrón", del que precisamente hay un ejemplo en un texto del siglo XVIII al que dedicamos hace poco una entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario