14.3.12

Goethe

Johann Wolgang Goethe (1749-1832)

Este es el rostro de quien, de acuerdo con su biógrafo Eckermann, antes de morir axclamó: "¡Luz! ¡Más luz!"; aunque también se cuenta que lo que realmente dijo fue algo más prosaico: "Abrid la segunda contraventana, de este modo podrá entrar más la luz".

(Benkard, 127)

3 comentarios:

  1. Me inclino por la segunda, el efecto es, sin duda, menos dramático y más doméstico.

    ResponderEliminar
  2. Por lo general, las grandes últimas palabras de los grandes hombres, o son inventadas o debidamente manipuladas. Seguramente Goethe no pensaba en la filosofía cuando pedía que entrase más luz en la habitación.

    ResponderEliminar
  3. Para una persona como Goerhe, lo mismo es el concepto de luz física como intelectual pues una soa cosa es la persona humana, alma y cuerpo

    ResponderEliminar