30.1.10

Salinger

En la última entrevista concedida, vía teléfono, por J. D. Salinger a The New York Times dijo, entre otras cosas: "Hay una paz maravillosa en no publicar. Es pacífico. Tranquilo. Publicar es una terrible invasión de mi vida privada. Me gusta escribir. Amo escribir. Pero escribo sólo para mi mismo y para mi propio placer."
A muchos también nos gustaría poder decir esto. Él lo hizo después de haber publicado una novela imperecedera como es El guardián entre el centeno y un puñado de relatos cortos que son pequeñas obras maestras. Su lugar en el olimpo de la literatura ya estaba ganado, y bien ganado.

2 comentarios:

  1. Es curioso, las actitudes solipsistas son propias de la adolescencia, al menos de mi adolescencia de escritor; ahora no entiendo escribir si no soy leído.

    ResponderEliminar
  2. Yo también entiendo, amigo Ferrer, que se escribe no solo para uno mismo, sino para que pueda ser leído por los demás, aunque no siempre se consiga.

    ResponderEliminar