11.12.08

Maristas (y II): El elixir mágico



Ahí puede estar el secreto. Yo nunca lo probé. Pero ellos tal vez sí...

3 comentarios:

  1. Hay que entrar de noche en las bodegas secretas de los H.H.Maristas. Seguro que alguna que otra debe de haber. Me ofrezco voluntario para tal fin. Siempre y cuando bebamos de la misma botella, claro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja! Ahora ya sé por qué David González tiene tan buen color y yo no.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Sorpresas que uno se encuentra husmeando entre viejos papeles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar