17.5.07

La tercera ley de Celine

En estos días de tediosa y cargante campaña electoral, tal vez valga la pena recordar la tercera ley de Celine.
Hagbard Celine es el personaje anarquista de la trilogía The Illuminatus!, y alter ego de su autor, el escritor y experto en ocultismo Robert Anton Wilson (1932-2007). Dicha ley dice así:
"Un político honrado es una catástrofe nacional".
Según Celine los políticos corruptos están solo interesados, y ocupados, en llenar sus propios bolsillos, mientras que los políticos honrados, sobre todo si son del sector idealista, en lo único que piensan es en hacer leyes y disposiciones para mejorar la sociedad. Mala cosa. Las leyes suponen prohibiciones, restricciones, obligaciones, deberes... El exceso de legislación conduce a la pérdida o reducción de las libertades individuales. Además, cuantas más leyes, más delincuentes. Ergo un político corrupto es menos peligroso que uno honrado...

3 comentarios:

  1. Pues entonces estamos a salvo. Espa va bien...

    ResponderEliminar
  2. España, quería decir. Pero vale también el mundo entero.

    ResponderEliminar
  3. Exacto. Y aquí,cuanto más corrupción, más crece la economía...

    ResponderEliminar