8.3.07

Pure noir (II)

Pauline era alta, rubia como un témpano y espléndida. El ojo no veía más que inocencia, el instinto sexo insoluble, mientras que el cerebro decía que allí había un completo infierno.

(Kenneth Fearing, El gran reloj, 1946)

2 comentarios:

  1. Todos hemos conocido a alguna Pauline. Yo conocí a una que era terrible cuando bajaba los ojos y sonreía.

    ResponderEliminar
  2. En la versión cinematográfica de John Farrow de la novela (que aquí se llamó "El reloj asesino", 1948),el papel de Pauline corrió a cargo de la hoy olvidada, pero excelente actriz,Rita Johnson.Esta es la imagen que yo conservo de la Pauline de ficción.

    ResponderEliminar