14.1.17

Un poema de Roger Wolfe


RETRATO DEL ARTISTA EXTRATERRESTRE

Esa sensación que siente uno
cuando está en un país extraño
cuyo idioma desconoce
y se ve obligado a interactuar
con sujetos que conversan entre ellos en vernáculo,
y tiene por momentos que apartarse
y hacerse el distraído,
incómodo, ligeramente
abochornado, sintiéndose ridículo,
hasta que alguien parece que se acuerda
y se vuelve y le dirige
de nuevo unas palabras en su lengua,
quizá pidiéndole disculpas...:
esa nisma sensación la experimentas
con casi todos tus supuestos semejanetes,
a nivel más o menos profundo,
mas o menos lacerante,
más o menos manifiesto,
desde que llevas pantalones largos.
Algo así como si el mundo,
hombres y mujeres
-y a veces hasta niños, has pensado-,
se pasaran la vida repitiéndote:
"En seguida estoy contigo.
Pero ahora déjame un momento,
que tengo personas entre manos"..

Roger Wolfe, Pasos en el corredor. Colección Solitaire, RavensWood Books Editorial, Almería, 2016).


10.1.17

Pas de chance




   -¿Le interesa mucho la mujer que lleva?
   -Hombre, sí... es la mía.
   -"¡Pas de chance!"... Me gustaba. Usted perdone.
   (...)
   -No porque una mujer vaya acompañada...
   -Se va a pensar que no cabe otro acompañante...
   -"¡Vous avez raison, mon vieux!" Luego dicen que los extranjeros son tontos. Nunca se le habrá oído decir a André. Yo he tenido muy buenas ocasiones con ellos, pero todas se fueron al diablo.
   -¿Y eso por qué?
   Se encogió de hombros.
   - "¡Pas de chance!ª.

(César González Ruano, André Pas de chance. Ediciones G. P. Colección "Pulga", c. 1958).  

6.1.17

Rubias platino que leen a Eliot


Lana Turner: "El tormento del amor callado"...
Richard Burton: Esto es muy bueno.
L.T.: Pero no muy original. Un poeta llamado Eliot lo dijo antes. Un tal T. S. Eliot.

(Las lluvias de Ranchipur, de Jean Negulesco, 1955. Guion de Merle Miller, basado en la novela de Louis Bromfield).

3.1.17

Choferes que leen a Eliot


 Raymond Chandler (1888-1959)

     Al llegar a mi altura, la señora Loring se volvió hacia el chófer:

    -El señor Marlowe, me llevará luego al hotel, Amos. Gracias por todo. Lo llamaré por la mañana.
    -Sí, señora Loring. ¿Puedo hacer una pregunta al señor Marlowe?
    -Por supuesto, Amos.
    El chófer dejó el bolso de viaje junto a la puerta Linda Loring entró en la casa y nos dejó solos.
    -"Me hago viejo..., me hago viejo..., me remangaré las perneras del pantalón."¡Qué significa eso,  señor Marlowe?
    -Nada en absoluto. Suena bien, eso eso iodo.
    Sonrió.
    -Es de La canción de amor de Alfred J. Prufock. Otro verso. "En la habitación las mujeres van y vienen hablando de Miguel Ángel." ¿Le sugiere eso algo, señor Marlowe?
    Sí; me hace pensar que el autor no sabía mucho de mujeres.
    -Pienso exactamente lo mismo, señor. Siento, empero, una gran admiración por T. S. Eliot.

(Raymond Chandler, El largo adiós. Traducción de José Luis López Muñoz. Alianza Editorial. 2002).     

30.12.16

Felicitación



Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.

27.12.16

Siete reglas para vivir en Londres

Elsie Kipling
(1896-1976)

En 1908 Rudyard Kipling escribió una carta a su hija Elsie en la que, entre otras cosas, le ofrecía una serie de consejos para vivir en Londres.

Querida Bird
      (...)
      Te envío iunas sencillas reglas para vivir en Londres.

      1. Lávate pronto y temprano con jabón y agua caliente.
      2. No te revuelques en la hierba de los parques: te manchará de negro el vestido.
      3. Nunca comas bollos, ostras, bígaros o caramelos de menta en un autobús. Molesta a los demás pasajeros.
      4. Sé amable con los policías. Nunca sabes cuándo podrías acabar detenida.
      5. Nunca detengas un aurobús con el pie. No es una pelota de cricket.
      6. No intentes quitar los cuadros de las paredes de la National Gallery ni las cajas de las mariposas en el Museo de Historia Natural. Si lo haces, se darán cuenta.
      7. Evita trasnochar, el salmón encurtido, las reuniones públicas, los cruces abarrotados, las alcantarillas, los carros de agua y comer demasiado,

Siempre tuyo.

Papá

(De Guía literaria de Londres, Joan Eloi Roca ed., Ático de los Libros, 2016)